Boletines | Cerrar Sesin | Contáctenos
Gerente
21 de Diciembre del 2014

Ms Personas, Menos Mquinas

Home - Por Redaccin Gerente - 25/02/2013


Las empresas de hoy contrarrestan los ambientes adictivos en el trabajo con diversas estrategias que van desde la generacin de espacios que antes eran impensables, como gimnasios y guarderas, pasando por un mayor trabajo en equipo y el buen ejemplo del lder.

* Adictos al Trabajo

* ¿Un Adicto en la Empresa?

Dicen por ahí que un grano contaminado con broca daña todo el cafetal. Lo mismo sucede en las organizaciones con los empleados que pasan largas horas frente al computador, sólo hablan de trabajo, no delegan y son poco dados a trabajar en equipo: terminan afectando al resto. Son los denominados "workaholic", personas adictas al trabajo que pueden llegar a ‘contaminar’ a las empresas.

Se habla de adicción al trabajo desde 1968, cuando un profesor americano de religión conocido como Oates, se refirió a este término para hacer alusión a su propio trabajo e hizo el símil con el alcoholismo. Hoy a este tipo de adicto se le conoce por su deseo de trabajar todo el tiempo, afectando su propia salud y sus relaciones interpersonales.

A diferencia de los mitos, un adicto al trabajo no es el tipo de persona que las organizaciones buscan o quieren conservar a toda costa. Es una persona, a menudo individualista, a la que le cuesta trabajar en equipo, que no se siente cómoda en espacios no laborales y según especialistas, personas con autoestima baja y con fuerte dependencia a refugiarse en su empleo. Adicciones que, en otros casos, se manifiestan con excesivo gusto hacia el alcohol o las drogas, las relaciones conflictivas, la comida o cualquier otro ‘distractor’ que le permita a la persona enajenarse de sí mismo.

Pero aquí viene la pregunta obligada ¿el adicto nace o se hace? Según Ana Carolina Arango, gerente de Recursos Humanos de la compañía Arysta LifeScience Colombia, gran parte de la responsabilidad de la adicción laboral recae en las metas de productividad decretadas por las empresas, a raíz de ambientes más competitivos e incluso, por factores macroeconómicos y de entorno global, como la firma de tratados de libre comercio, un mejor ambiente de la economía y de manera micro, el crecimiento de las organizaciones y el hecho de vivir en una sociedad más aferrada en el gasto y el consumo.

“Algunas veces la adicción se genera por exigencia de las propias organizaciones. Las empresas deben producir ciertos resultados financieros, lo que implica una mayor complejidad en los procesos y en las exigencias”, afirma Arango, quien endilga dichos comportamientos a las presiones emocionales que pueden recaer sobre el trabajador, ya sea en un nivel gerencial, mandos medios o el resto de colaboradores de una compañía.

Si bien, hoy al trabajador se le mueve con la ‘zanahoria’ de bonificaciones de fin de año o en términos generales, una mejor remuneración por el cumplimiento de las metas, también es cierto que un empleado que tenga un equilibrio real entre su vida personal y laboral, no sólo será más feliz, sino que generará un mayor ambiente de productividad y crecimiento organizacional.

“Nadie entra a un estado adictivo por sí mismo. Generalmente es inducido por otros porque voluntariamente nadie lo hace”, afirma la sicóloga y Gerente de Recursos Humanos de Arysta LifeScience, una empresa dedicada a la fabricación y comercialización de productos para el agro, 2.400 empleados y 125 unidades de negocios en el mundo.

A diferencia del adicto, el ‘apasionado’ por el trabajo es una persona que no abandona su vida personal, que socializa constantemente y aunque no es el que trabaja 24 horas al día, tampoco lo hace en seis horas. Cumple sus retos laborales pero también los personales: practica algún deporte, dedica tiempo a su familia, asiste a eventos sociales y respeta sus espacios personales porque también se ve a sí mismo como una empresa en expansión.

Según el socio director para Latinoamérica de CTPartners, una firma global especializada en la búsqueda de ejecutivos, Nestor D’Angelo, “una persona apasionada es la que siente que el trabajo le agrega valor a su vida, pero no quien ve su labor sin retos. Esa es la diferencia”, dice.

Afirma que nuevos fenómenos, como es el caso de la ‘batalla por el talento’, llevan a que en algunos casos, los ejecutivos sean cada vez más competitivos, lo que puede desembocar en este tipo de comportamientos.

El adicto puede estar presente en cualquier tipo de empresa: una compañía exitosa o una empresa con malos resultados en ventas. Puede aparecer en momentos en que la economía va bien (porque hay que cumplir metas más altas) o cuando va mal, porque hay que evitar el colapso a toda costa.

Así se Reconocen
• Pasan horas frente al computador: son los primeros en llegar y los últimos en irse
• Limitada actividad social: a veces se aislan de su grupo de trabajo y prefieren ser &39;cusumbo solos&39;.
• No son muy dados a trabajar en equipo y delegar.
• Tienen problemas de autoestima o dependencia
• Alta necesidad de reconocimiento o aprobación
• Pierden la capacidad de escuchar y se ensimisman
• No tienen hobbies o su actividad física es nula.
• Se quedan trabajando fines de semana.

¿Será posible ser exitoso sin descuidar la vida personal? La respuesta es: no por trabajar un número de horas, trasnochar o dedicar fines de semana a proyectos de oficina se es más eficiente. Al contrario: puede observarse como desorden o falta de planeación laboral. Sin contar con que un adicto que ocupe cargos gerenciales transmite esa misma energía a su equipo de trabajo, que puede afectarse por problemas de motivación, ausencia de incentivos y estrés. Todo traducido en: ausencia de un salario emocional. Para los sicólogos amparados en la corriente de Sigmund Freud, la adicción no es otra cosa que una relación de dependencia dada por las dificultades para relacionarse consigo mismo. Así, que un problema de esta índole generalmente está asociado a factores emocionales internos, a veces tan profundos, que requieren de un acompañamiento sicológico.

Los adictos pueden reconocerse por factores como: aislamiento, centralización de funciones (en el caso de los jefes), se exigen demasiado y son igual de intensos con sus subalternos, así como por vivir periodos de cansancio, mal humor y depresión por agotamiento.

Ese es el caso de Roberto Galvis (*), analista económico de 45 años, soltero, sin novia, quien no se despega de las noticias durante el fin de semana, inventa excusas para no asistir a eventos sociales como asados o almuerzos y ha llegado al límite de no ‘desconectarse’ de su trabajo durante las vacaciones y tampoco salir de la ciudad durante ese periodo o la temporada de fin de año y es el primero en ‘sacrificarse’ cuando hay que trabajar en los turnos en la época navideña.

El Real Equilibrio
Juan Fernando Diez, gerente global de Mercadeo de Carvajal Información, la antigua Publicar S.A, tiene claro que aunque está al frente de ‘la joya de la corona’ de uno de los conglomerados más importantes del país, la capacidad de innovación, el liderazgo y la motivación hacia su equipo de trabajo parten de sí mismo.

“Toda la vida he sido fanático de la actividad física. Troto todos los días desde las 6 de la mañana, lo que me da energía para enfrentar el día a día. Aunque mis jornadas son extensas, siempre busco el equilibrio por el bienestar propio, de mi esposa y mis dos hijos”, afirma este ex nadador profesional, quien en el pasado fue triatlonista y fanático del fútbol.

“La actividad física me ayuda a balancear mi día a día, dado que viajo mucho y tengo muchos compromisos”, afirma el directivo, para quien es clave que los miembros de esta organización tengan claro que este equilibrio no sólo representa un beneficio personal, sino que facilita el logro de metas en el negocio mismo.

En el caso de Carvajal Información, Diez vive empeñado en que los empleados participen en actividades sociales fuera de la oficina, promueve la camaradería y huye de los denominados ‘cusumbos solos’, es decir, aquellos empleados muy metidos en el trabajo pero incapaces de trabajar en equipo.

“Cuesta trabajo balancear personas por fuera del promedio del grupo. Los adictos al trabajo no son los que mejor lo hacen, se vuelven parias sociales y eso desemboca en un grupo que no trabaja en equipo. Lo he vivido y me he desgastado corrigiéndolo”, afirma.

Carvajal Información contribuye en el cumplimiento de metas más agresivas con medidas conocidas como matrices de desempeño enfocadas en casos que se puedan medir y permite identificar a aquellos miembros de la organización que trabajan en ‘islas’, que son casi siempre quienes se refugian en el trabajo y no les gusta trabajar con los demás.

“Cuando un empleado trabaja muchísimo, pero solo, va en contravía de la guía general de lo que la compañía quiere. Nos interesan los equipos multidisciplinarios y medir a todos los empleados con la misma moneda. Nos interesan personas que engranan en proyectos de trabajo colaborativo con idéntica motivación corporativa”, según el Gerente Global de Mercadeo de Carvajal Información.

No es el Más Brillante
Para el presidente de Productos Químicos Panamericanos, Álvaro Gómez, la mejor manera de no caer en la adicción laboral es tener una correcta distribución entre el tiempo laboral, familiar, pero también personal.

Este empresario, quien disfruta de su tiempo libre jugando polo o practicando deportes como la natación, es un convencido de que gran parte de los resultados de su organización de 1.100 empleados y que pasó de ser una empresa de facturación anual por $60.000 millones a $220.000 millones en 2012, es producto de un equipo de trabajo equilibrado y que no juega ‘al casino’, apostándole a un crecimiento demasiado rápido en poco tiempo.

Su jornada laboral, que puede extenderse a más de 14 horas diarias, la fracciona al medio día, cuando se dedica la natación. “Para mí el tiempo es sagrado y por eso es importante aplicar el tiempo de ocio con sabiduría”.

“En el boxeo no se gana en el primer round sino al final”, afirma el empresario tras señalar que una buena empresa y empleados más felices no deben asociarse a metas muy altas en poco tiempo, sino que debe apoyarse también en generar un clima organizacional adecuado. Ambiente que en el pasado se observaba como un gasto inoficioso y que hoy cobra fuerza en medio de ambientes más competitivos por cuenta de mayores jugadores calificados en el mercado.

De ahí a que, según el empresario, las empresas estén cambiando de los tiempos del determinismo, en los que los empleados se medían por tareas y estados de movimiento, al punto de tener que ‘marcar tarjeta’ y hoy se rigen por una tendencia más humanista, en la que los gimnasios, las empresas con guardería para niños, las clases de yoga y la contratación de expertos en crecimiento personal, empiecen a hacer parte de los espacios organizacionales.

Mejores ambientes propician la menor aparición de ‘empleados-adictos’, que empresarios como Gómez califican como “personas con problemas mentales”.

“Hemos tenido casos de adicciones al trabajo y lo hemos manejado entendiendo que se trata de una dolencia emocional. Es como tener un hijo con bulimia y anorexia al que hay que darle menos Prozac y tratarlo con mucho cariño”, afirma el empresario, quien emplea como último recurso el despido.

“Los adictos al trabajo no son personas brillantes. Una persona brillante se caracteriza por un alto coeficiente de madurez, así como la capacidad de desarrollar, ejecutar y generar ideas. Un adicto al trabajo está en conflicto”, dice.

Sin embargo, explica con absoluto realismo, que si bien las empresas pueden acompañar estos procesos, cuando se trata de casos extremos hay que actuar. “Las empresas no son firmas de buen vivir como alcohólicos anónimos. Cuando hay un foco de infección hay que moverse”.

En Busca de la Felicidad
La vicepresidenta de Mercadeo de DirecTV, María Elvira Restrepo, tiene claro que antes que el número de horas o el tiempo que se dedica al trabajo hay que preguntarse si ralmente se es feliz con lo que se hace.

“Pienso que no hay una respuesta exacta, depende que se considere adicción. Creo que si a las personas les gusta con pasión lo que hacen y quieren hacerlo sin sacrificar su salud, dedicarle su tiempo al trabajo. Está bien si eso las hace felices. Es así como vemos adictos al golf o al fútbot”, afirma.

¿Cómo Solucionarlo?
• En el caso de líderes que tienen problemas de adicción al trabajo, algunas compañías contratan coachs o sicólogos, que les ayudan a indagar sobre sus necesidades y preocupaciones tanto laborales como personales.
• Se involucra al trabajador en espacios no laborales en los que haya estrictas reglas de juego como: no hablar nada de trabajo. • Promoción de actividades de integración fuera de la empresa.
• Incorporar espacios como gimnasios o clases de yoga dentro de la organización. Hoy empresas como EPM y Bancolombia los han adecuado, generando mejores climas organizacionales.
• Hacer campañas internas sobre usar el tiempo de ocio con sabiduría.
• Si el caso es crónico, algunas empresas optan por prescindir del empleado.

Según la ejecutiva, la connotación negativa de la adicción, se da cuando la persona sacrifica su salud o cuando presiona a un tercero a hacer algo con lo que no se siente cómodo.

“He conocido casos, pero no al no al extremo de sacrificar la salud. Simplemente he conocido personas que no tienen una pareja estable, que le dedican gran parte de su tiempo al trabajo y éste les compensa lo que no logran construir en su vida personal. No creo que sean estados permanentes en la vida, sino que se viven según los momentos. El fin último de la vida es la felicidad y pienso que uno debe hacer lo que lo hace feliz en el momento que está viviendo”, afirma.

Por eso, no escatima tanto en el tiempo en el que se dedica a su trabajo, aunque lo combina con su actividad familiar y aficiones como montar a caballo y hacer ejercicio. “El trabajo me hace feliz y no veo nada de malo en esto. Me parece increíble que alguien pueda pasar ocho horas diarias haciendo algo que no lo hace feliz”, afirma.

Por eso, dice que en DirecTV se procura mantener un ambiente divertido pero también de retos. “No todos somos iguales y no nos hacen felices las mismas cosas, es importante que entendamos esto para que dejemos de juzgar a los demás y nos dediquemos a nosotros mismos”, dice.

Llegando al Límite: El Acoso
Día a día, Ana Carolina Arango, gerente de Recursos Humanos de la compañía Arysta LifeScience Colombia, tiene que ‘lidiar’ con empleados de todo tipo, incluyendo los adictos.

“Hemos padecido y vivido con empleados de ese tipo y se ha presentado en cargos gerenciales. En una época tuvimos un gerente que mantenía acosados a sus trabajadores. Si a la 1:30 a.m veía conectado a alguno de sus colaboradores, ocurría a veces que le pedía datos. Estuvo un año y medio en esa posición, pero después salió de la empresa”, relata.

Un empleado workaholic, y más si está en un mando medio, puede obtener el reconocimiento de la alta gerencia pero tener problemas de liderazgo con sus subalternos y en su ámbito familiar tener problemas conyugales, somatización del estrés y en algunos casos, cuando se trata de ejecutivos que se trasladan a diferentes lugares del mundo, problemas de adaptación cultural.

“En Colombia, en promedio un ejecutivo estresado trabaja más de 14 horas. Pero a diferencia de los japoneses, no van paso a paso y en actitud de vencedores”.

En ese sentido, cuando se detecta la presencia de un empleado en esa situación, desde el departamento de Recursos Humanos, Ana Carolina Arango, procura indagar desde el proceso de selección del empleado, la manera como administra su tiempo, así como sus metas personales, familiares y profesionales. Igualmente, realizan encuestas periódicas sobre clima organizacional y en ocasiones, acuden al acompañamiento interno desde recursos humanos o a un coach externo.

“También buscamos espacios de comunicación informal. Propiciamos que los almuerzos sean espacios amables y familiares y en donde no se hable de trabajo, por muy atareado que se esté”.

En Arysta, cuando el caso es crítico se ha buscado el acompañamiento externo del trabajador en varias sesiones de trabajo, que por lo regular termina en un ajuste favorable en el comportamiento del empleado. Cuando el caso es irreversible, se piensa en opciones extremas como el despido.

(*) Nombre cambiado Por Alina Camacho.


compartir
 
A diferencia del adicto, un apasionado por el trabajo no abandona su vida personal y socializa con frecuencia.



ÚLTIMO MINUTO PAS

Fotos | Santas invadieron los canales de Venecia.

Este lunes 22 de diciembre ser reinaugurada la esfera de Soto.

Dejarn de exigir fe de vida en trmites de pensionados.

Hace 12 aos comenz una nueva era de soberana petrolera con el rescate del buque Negra Matea.

Abogado del Foro penal Marcelo Crovato presenta un delicado estado de salud fsica y psicolgica.





ÚLTIMO MINUTO INTERNACIONALES

La crisis socialista provoca un viraje a la derecha en Francia.

Corea del Norte niega ciberataque a Sony pero lanza una advertencia contra EE.UU..

China vende cifra rcord de boletos de tren.

Sudn del Sur llama a consultas al embajador sudans en Yuba.

Sebastin Piera, dispuesto a liderar a la oposicin chilena para un nuevo Gobierno.





ÚLTIMO MINUTO ECONOMA

Rousseff asegura que Mercosur no se cierra a comerciar con otros bloques.

Prometen arranque de Planta de Pellas FMO para este martes.

Fbrica de tanques para autos reiniciar actividades.

"No fuimos nosotros".

Las medidas cambiarias y fiscales sern clave en 2015: economistas.





ÚLTIMO MINUTO TECNOLOGA

EE.UU. estudia volver a incluir a Corea del Norte en lista de "patrocinadores del terrorismo" tras hackeo a Sony.

Obama le baj el tono al hackeo a Sony: "No lo considero un ataque de guerra".

.

Cinco negocios mexicanos le pondrn play a Silicon Valley.

Una solucin rpida para las malas contraseas.








EXPO Inmuebles
facebook Inicio | Pas | Economa | Internacional | Tecnología | Estilo de Vida | Salud | Registro | Contacto
Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier forma de medio sin autorización expresa de Gerente.com
Derechos Reservados, 2010 - Sitio Web desarrollado por: Actimedia